Método SMART

Empresa

Autor: Grupo TALENTUM

Esta simple regla nos ayudará a definir objetivos adecuados y mejorar cada día.

La regla de los  “objetivos SMART” hace referencia a un acrónimo en inglés  para definir las cinco características que debe tener un objetivo. Acá su significado en inglés:


               S

             M

           A

               R

               T

          Specific

       Measurable

        Attainable

         Relevant

       Time-based

 

En español podríamos definirlo de la siguiente manera:

 

S) eSpecíficos
M) Medibles
A) Alcanzables
R) Realistas
T) enmarcados en el Tiempo

 

 

S) eSpecíficos: El objetivo debe ser específico y meticuloso, tratando de resolver incógnitas como “qué, cuándo, cómo, dónde, con qué, quién”. Las respuestas a estas preguntas facilitarán el cumplimiento del objetivo y marcarán la ruta para conseguirlo.


 

M) Medibles: El objetivo debe ser cuantificable; es decir, debe tener forma cuantitativa de medir que efectivamente se ha logrado. Para ello debemos involucrar algunos números, porcentajes o cantidades exactas en su definición. Al medir un objetivo podemos compararlo con la planificación o con el objetivo en sí mismo y decidir oportunamente en caso de desviaciones o variaciones las acciones correctivas a tomar.

 

A) Alcanzables: Los objetivos deben ser alcanzables. Para ello se necesita un análisis previo del entorno interno/externo y productividad hasta el momento.  Establecer metas prácticamente imposibles puede hacer que se deserte para evitar frustraciones. Si los  objetivos involucran a varias personas, debe hablarse con ellos y lograr su compromiso y alineación; pues los objetivos colectivos requieren que los implicados estén comprometidos con ellos mismos y con el equipo.

 

R) Realistas: Para definir un objetivo realista debes medir el alcance de tu potencial y de aquellas personas que estarán contigo. Los objetivos planteados deben estar dentro de nuestras  propias posibilidades en relación a  los recursos que tengamos para lograrlo.  Este paso nos ayuda a evitar posteriores emociones negativas que no ayuden a persistir.

 

T) enmarcados en el Tiempo: Un objetivo SMART planteado inteligentemente, requiere un plazo de tiempo dentro del cual se debe cumplir.  Agendar y ponerle tiempo al objetivo te ayudará a saber si lo que estás haciendo es lo óptimo para llegar a la meta en el tiempo, o si por el contrario sería mejor darle un poco más de velocidad.

En caso de que estés un poco fuera de tiempo y no estés alcanzando las metas en el lapso que definiste, no te preocupes, también se debe aprender a ser flexible. Sólo no abuses de esta flexibilidad ya que existe una línea delgada con romper el compromiso.


 

Bueno, estos son los cinco puntos para plantear unos objetivos de modo inteligente con la regla SMART.  Esperamos haberte ayudado a conocerlos y motivarte para que lo empieces a practicar en tu vida personal, tu trabajo, tu empresa o tus estudios.

Recuerda que los objetivos no alcanzados no debes echarlos por la borda, es necesario hacer una nueva estrategia y siempre mantener el compromiso. Nunca desfallecer.

Te queda una tarea, comprobar cómo están planteados tus objetivos de este año en tu empresa, tu vida o a nivel personal ¿Cumplen con la regla SMART?

 

¡Anímate y empieza a planificar tus objetivos!

 

Noticias Similares

Comunícate con nosotros