¿Estudiar en China?

Promociones

Autor: Luis Eduardo Cermeño

¡Sí es posible! Con una economía creciendo en promedio un 10% anual en los últimos años, China es hoy la segunda economía del mundo, con proyecciones de desplazar a EEUU como la primera economía mundial para el 2030 de acuerdo al Banco Mundial. Entre los sectores que más crecen en China está el sector servicios, en particular el sector educativo, que ha tenido una expansión explosiva, no solo motivada por la demanda interna sino además, por la demanda de estudiantes extranjeros que hoy día ven en China una opción atractiva para realizar estudios de pregrado, postgrado o aprender el idioma Chino. De acuerdo a la China Scholarship Council, esta nación atrajo a casi medio millón de estudiantes extranjeros sólo en 2014. Con más de 20.000 programas disponibles en las más de 300 universidades de China. Vale destacar que Humanidades es el área académica de los programas que despierta mayor interés en los estudiantes extranjeros cada año, seguido por el área de la salud y negocios.

Estudiar en China ofrece ventajas comparativas muy importantes que van más allá del conocimiento académico propio del programa a cursar. En primer lugar, es una oportunidad invaluable para adentrarse a una cultura milenaria que además de prometer convertirse en principal potencia mundial, concentra el mercado más grande del mundo con más 1.5 billones de personas. Lo que se traduce en saberes o know-how cultural que permitirá ampliar las fronteras del estudiante en cualquier país del mundo, teniendo en cuenta que la mayoría de nuestros países tienen lazos comerciales muy estrechos con China. Es relevante destacar la importancia de estos saberes en una sociedad orientada a las relaciones/conexiones como lo es China, puesto que representa el acceso a oportunidades, nuevos mercados, proveedores confiables y aspectos tan vitales como cerrar un acuerdo de negocios o convertirse en una ventaja durante una negociación con una contraparte China. Saber manejarse en China es un valor agregado muy importante.

En segundo lugar, el mandarín es la principal lengua del mundo, si se considera el número de personas que lo hablan. Su importancia y la ventaja de su aprendizaje radica en la influencia cultural y económica que tendrá China en el futuro cercano. Aquellos estudiantes que deciden cursar  estudios de pregrado o postgrado en ingles en China, pueden aprovechar al máximo los cursos de mandarín que están incluidos en la mayoría de los programas académicos y que, aunado a la practica en el día a día y el intercambio frecuente con estudiantes Chinos, representa un plus extraordinario para el desarrollo profesional futuro del estudiante. Como lo dijo el periodista Andres Oppenheimer en su programa de opinion Oppenheimer Presenta en una sesión dedicada a discutir las profesiones del futuro; “a los jóvenes le recomiendo: aprendan Mandarin (…)”.

En tercer lugar, si se compara con programas académicos en Europa y América, las matriculas anuales de los programas académicos en China son aproximadamente cinco veces más económicas y el número de habilidades obtenidas es mayor, ya que se incluye el aprendizaje de una nueva lengua y el know-how cultural. También destacan otras ventajas, como son los living expenses, las facilidades, acceso a la seguridad y el relativo bajo costo del turismo en china, que hace de la experiencia académica una explosión de aventura. Explorar China, sus magníficos paisajes, maravillas naturales y lugares históricos en sus 30 provincias y municipalidades es indiscutiblemente una experiencia que vale la pena vivir.

Por último, la diversidad de estudiantes extranjeros en China contribuye a un intercambio cultural inigualable. En 2014, los casi 500mil estudiantes extranjeros que recibió China provenían de 170 países del mundo, destacando naciones como EEUU y Korea. A diferencia de otros países, la comunidad estudiantil extranjera en China es muy unida, y las pequeñas diferencias culturales tienden a disminuirse, por lo cual no será difícil hacer de amigos de países tan diversos y lejanos como Rusia, India, Noruega o Australia.

La suma de estos factores hacen de China una alternativa viable y atractiva para muchos jóvenes, principalmente de América, Europa y Asia. En Latinoamérica, se evidencia cierto escepticismo motivado principalmente a la falta de acceso  a información veraz y oportuna, para apoyar a los estudiantes a evaluar las numerosas opciones académicas en su completa dimensión. De este modo, el desconocimiento puede representar limitaciones si se considera que los lazos comerciales y culturales se harán mucho más estrechos entre nuestros países latinoamericanos y China, y que demandaran profesionales preparados para liderar el mundo de los negocios y las relaciones con este país.

La influencia de China en la esfera internacional será cada vez más importante en el futuro cercano, en este sentido, la demanda de programas académicos en China seguirá crecimiento de forma vertiginosa en los años por venir. Es por ello que estudiar en esta nación es sin lugar a dudas una experiencia enriquecedora con un altísimo valor agregado que está abriendo toda una senda de oportunidades a muchos jóvenes de vuelta en sus países de origen y el resto del mundo. Te invito a vivir esta experiencia profesional que marcará tu vida… ¡Porque estudiar en China sí es posible!

Noticias Similares

Comunícate con nosotros